Inicio
¡¡¡ Bienvenidos a Agapornis La Isla !!!
     Estamos en San Fernando, Cádiz.   




Cómo fabricar un nido para Agapornis.
NBT - Sexado de Aves
NewBioTechnics


Un nido apropiado es una de las necesidades que tienen los Agapornis para poder reproducirse con normalidad. En nuestras manos está que les proporcionemos uno adecuado.

Los aficionados que dispongan de una sola pareja no necesitan hacer un gran desembolso para hacerse con uno o dos nidos de las medidas necesarias en cualquier tienda de animales, pero a los criadores que constantemente tenemos que estar reponiendo, no nos viene mal un poco de bricolaje.

En mi caso, que ya dispongo de 47 nidos en mis voladeras, lo normal es que solo necesite reponer algunos laterales destruidos por los propios Agapornis, pero en ocasiones es preferible fabricar uno completamente nuevo.

He visto a algunos criadores tradicionales utilizar tubos de PVC para usar a modo de nidos, incluso otros utilizan maceteros de barro. Yo me decanto por los de madera porque observo que en ellos les resulta fácil a los agapornis mantener la temperatura y la humedad idóneas en su interior.



Una mayor controversia existe entre elegir un modelo vertical u otro horizontal. Mucha gente se decide por los horizontales pensando que en el vertical puede existir riesgo de aplastamiento al disponer los pollitos de menos espacio entre ellos.

Como pueden ver en la foto superior yo los uso verticales. Me decido por este tipo por varios motivos: En los horizontales existe un mayor riesgo de caídas del nido por parte de las crías que asoman curioseando. Este problema disminuye si criamos en jaulas pequeñas y aumenta si criamos en voladeras. Otro motivo es que los nidos horizontales ocupan un mayor espacio que los verticales, pudiendo disponer entonces de un número menor de ellos repartidos en una pared o lateral de la voladera.

Ya elijamos uno u otro lo más importante es que tenga unas medidas correctasque podrían oscilar entre 25x15x15 cm. medidos exteriormente.

Yo los fabrico de 25 cm. de alto pero no de 15 cm de ancho en el exterior, sino en el hueco interior. De esa manera siempre estarán más cómodos cuando el número de crías es elevado.


1.- Preparación.

Para comenzar solo necesitamos una plancha de madera a ser posible tablón marino de un centímetro de grosor, un lápiz, una cinta métrica y un listón recto de madera o metal que usaremos para los trazos.

Ahora toca ponerse a medir y dibujar en la madera. En total necesitamos seis piezas: base, tapadera, dos laterales, frontal y trasera. La base y la tapadera podemos hacerlas con maderas de un grosor un poco mayor 
que el resto, de esa forma protegemos más el interior del frío.

Empezaremos por la base y la tapadera.

Para ello debemos trazar un cuadrado de 15x15 cm. (1) continuado con otro rectángulo de 15x17 cm. (2)



Seguiremos con los dos laterales.

Continuamos con los 15 cm. de anchura y en esta ocasión le damos 25 cm. de largo. Trazamos un espacio de 15x50 cm. y luego lo dividimos en dos trozos iguales. (3 y 4)



Terminamos con el frontal y la trasera.

Aquí se presenta una pequeña dificultad, y es que sus medidas van a variar según el grosor de la madera que hayamos usado para los laterales. Si usamos una madera de 1 cm. de grosor debemos aumentar 2 cm. con respecto a la anchura de la base que ya hemos construído.

En este caso al ser la base de 15 cm. pues el frontal será de 17x25 cm. (5)

Otra dificultad es que la trasera al tener que albergar la caída de la tapadera va a ser más corta en 1,5 cm. que el frontal (6). Por consiguiente tendrá una medida de 17x23,5 cm.



Con esto hemos terminado nuestro trabajo de delineación. Ahora es necesario que repasemos las medidas con la cinta métrica para comprobar que todo está perfecto y sin ningún desnivel.




2.- Manos a la obra.

Para continuar nuestro trabajo vamos a necesitar una sierra eléctrica, además de una lima, puntillas y martillo.

No debemos usar cola de pegar.



Lo primero es evidente: cortar las piezas con la sierra eléctrica, repasándolas después con una lima o papel de lijar para pulir las astillas.

Con paciencia y mucho cuidado vamos cortando las 6 piezas:



Ya tenemos las 6 piezas cortadas. Ahora le toca el turno al martillo y las puntillas.

En primer lugar clavo una puntilla en las dos piezas laterales, justo donde va a ir después
otra puntilla que haga de visagra para la tapadera, de esa manera después resultará más fácil su colocación. El único objetivo de esto es que el agujero quede hecho y al clavar después la puntilla definitiva no haya problema de torceduras.



A continuación fijo los laterales a la base. Uso normalmente 3 puntillas por cada lateral.



Una vez que se fijen los laterales será el turno del frontal y la trasera. Empezaremos clavándolas a la base de forma correcta y en función de ésta iremos fijándolas a los laterales.
Observamos que la trasera queda más corta que el frontal y los laterales para acoger la caída de la tapadera.



Ya tenemos el nido casi formado. Colocaremos la tapadera apuntillándola solamente con una puntilla a cada lado usando las marcas que previamente habíamos hecho a los laterales.

   

Definitivamente esto va pareciendo un nido.


3.- Finalización.

Para ir finalizando el nido necesitaremos nuevos materiales que serían básicamente un taladro, dos alcayatas, un reposadero y lo principal, dos brocas especiales para los agujeros de entrada y del reposadero.



Con estos materiales debemos tener cuidado y no dejar nunca que sea un niño pequeño quien los manipule, ya que para el uso de la broca grande hay que tener fuertemente agarrada la caja nido.

Buscamos una medida intermedia en las dimensiones horizontales del frontal, en este caso al medir 17 cm. marcaré 8,5 cm. y a esa medida haremos los dos agujeros que nos faltan. El agujero de entrada al nido se hará bien alto, para ello marcaremos a unos 7 cm. del borde superior y tomaremos esa marca como centro para taladrar.

El otro agujero para el reposadero se podrá colocar al gusto en una zona intermedia entre el agujero de entrada y el borde inferior.



Decir que la broca que usemos para el agujero del reposadero y el propio reposadero deben tener la misma medida. En este caso ambos miden 14 mm.


4.- Resultado.

Ya solo nos queda fijar el reposadero que debe entrar ajustado para después no caerse con facilidad y colocarle dos alcayatas que harán de sujeción.

Si el nido va a una jaula colocado exteriormente las alcayatas se clavarán en el frontal y si va en interior o en una voladera se colocarán en la trasera.

En caso de colocación exterior en jaula es conveniente idear algo que sirva de cierre a la tapadera para evitar fugas.

Este ha sido el resultado final:

 

***




Si quieres enviar un e-mail puedes hacerlo pinchando aquí     e-mail         
Espacio web realizado en San Fernando, Cádiz. 2009.




*